El inquilino perfecto

La crisis de hoy en día provoca que muchas personas decidan poner en alquiler alguno de sus propiedades, algo que quizá muchos habían hecho en la vida. El miedo de muchos es rentarle a un inquilino que no pague o por sufrir algún daño en la propiedad del inmueble. Se pueden reducir las posibilidades de encontrarse con un inquilino problemático por medio de un buen contrato con cláusulas y todo.


Claves para encontrar al inquilino ideal

  • Publica un buen anuncio: procura que el anuncio que coloques sea lo más completo, esto nos asegura que cualquier interesado en el alquiler conozca de antemano las condiciones que se establecen para la renta, gracias a esto podrán llegar personas con un perfil de acuerdo a lo que estas solicitando.
  • Tener bien claro a quien se le quiere rentar: tener la libertad de rentarle a quien queramos. Toma muy en cuenta que las personas sin mascotas y con hijos mayores cuidan mejor las propiedades. Debes darte cuenta que es lo que tienes para ofrecer o si lo mejor será dirigirte hacia otro objetivo.
  • Asegúrate que tu posible inquilino, tenga una estabilidad laboral: un trabajo estable es sinónimo de economía segura. Un contrato indefinido también puede ser una garantía a tu favor de obtener el pago de tu renta. Si tú lo deseas está permitido y dentro de las reglas de arrendamiento solicitar una carta de recomendación o un documento que acredite su posición laboral.
  • No te preocupes solo en cobrar: antes se esperaba tener como buenos inquilinos a los empleados de un banco o a funcionarios, pero hoy en día eso ya no es seguridad de buen inquilino. Muchas veces también cuenta mucho la buena impresión que te lleves acerca de la entrevista con tu próximo inquilino.
  • Conocer la ley de arrendamientos urbanos: como posible arrendador, estas obligado a  cumplir con la ley, así que estas en todo tu derecho de pedir una fianza y puede ser el equivalente a una mensualidad de renta.

Prevé con un seguro o con un aval 

Pensar en un seguro que gestione a los propietarios y que incluya una garantía de dinero de por lo menos 12 meses pagados. Un seguro puede cubrir a tu inmueble contra vandalismo o deterioro de la vivienda, pagos de un abogado en caso de necesitarlo. Un aval se encarga de cubrir los pagos no cumplidos, esta medida no la aceptan muchos inquilinos, así que piensa muy bien si deseas pedirla.

¿Estás por jubilarte y piensas invertir en casas?
¿Qué es el home staging?