¿Qué es el fiador? Y ¿Quién puede ser mi fiador?

A menudo cuando pides un préstamo lo más solicitado es dejar algún tipo de garantía, o bien si no tienes algo que dejar tienes que dar el nombre de un fiador el cual te sustituirá en caso de que no pagues esa deuda, Pero a todo esto ¿qué es el fiador?

 ¿Qué es un fiador?

Un fiador es una persona que se compromete con el acreedor a pagar si es que el deudor no lo hace, es como si fuera un seguro para el que presta. Ser un fiador implica fungir una responsabilidad y actuar como un medio de pago en caso de que el deudor no pague, ahora bien para ello es necesario firmar un contrato que te reconozca como tal.

Podría decirse que una pequeña ventaja de ser fiador es que tienes derecho a que se le exija primeramente al deudor que pague el dinero, y si éste no tiene liquidez de dinero entonces debe agotar algunos recursos como el embargo de inmuebles o títulos de propiedad y en caso de que el deudor no cumpla con ello entonces el fiador es el que debe pagar.

Antes de ser un fiador ya sea para un amigo, pariente, hijo u otra persona considera primero las consecuencias, ya que te enfrentaras a serias responsabilidades y en ocasiones los prestamistas o los agentes arrendadores estudian de manera minuciosa los ingresos, sugerencias y activos de los posibles fiadores.

Requisitos para calificar como fiador 

No todas las persona son apta para ser fiadores ya que algunos tiene que calificar para serlo y se requieren algunos requisitos tales como mostrar el historial ingresos, activos y créditos entre otros.

Además un prestamista también puede agregar reglas adicionales las cuales fungirán de acuerdo a la cantidad otorgada al deudor.

Una medida muy importante es que se recomienda que el fiador sea o esté relacionado por sangre al firmante principal o bien que pueda probar una relación cercana o familiar a largo plazo y no solamente por el propósito del préstamo.

Consejos para los fiadores

Si eres fiador, necesitas obtener copias de todo el papeleo y pedirle al prestamista o bien en su defecto al agente arrendador que te indique cuales son las responsabilidades que te corresponden.

Es fácil decir que puedes ser un fiador, pero en ocasiones es difícil lograr cumplir cuando te dejan una deuda, por lo tanto debes tener cuidado puesto que estás prestando tu nombre, credibilidad, el prestigio y la confianza que te has ganado ante instituciones financieras.

¿Qué me ofrece la zona en la que viviré?
¿Dejo mi departamento amueblado o vacío?